Historias

¿Cómo llegué a ser Cam Girl?

Todo empezó como comenzamos la mayoría de Camgirls: no conseguía trabajo, o al menos uno con un sueldo decente, buscaba en todos lados, principalmente en el periódico y en internet, pero no dejaban de intrigarme mucho esos avisos que decían: “Se buscan digitadoras para chat adulto que sepan inglés”. Claro, uno se imagina de qué va, pero no tienes ni idea de qué se trata. Justo había terminado mis estudios de inglés, me encontraba en la universidad estudiando Periodismo, y por supuesto, todos los trabajos que conseguía eran de vendedora. La verdad fui muy buena en ventas, pero no me dejaban escalar en las empresas por ser una cara bonita que vendía muy bien sus productos y tampoco me veía en ese trabajo por el resto de mi vida, así que esta es mi historia:

Confieso que desde pequeña me apasionaba el tema del entretenimiento para adultos, veía canales para adultos, me gustaba el erotismo, el sexo, no he sido una desenfrenada con esto, pero me causaba mucha curiosidad, me gustaba, lo único que me detenía a hacerlo era: primero, el ¿qué dirán?, tenía miedo de la sociedad que me rodeaba, de lo que los demás pensaran de mi, de la discriminación, aún cuando en el fondo siempre quise hacerlo. Siempre he tenido una actitud rebelde y esto llenaba mi imaginación de hacer algo fuera de lo común, siempre me sentí diferente a esa sociedad en la que crecí, pero me detenía esa doble moral; segundo, también me frenaba el miedo al contagio de alguna enfermedad, aunque hoy en día está claro que esto se maneja con mucho profesionalismo, dependiendo de dónde estés. Pero no, yo no quería tener sexo con gente desconocida, me gustaba verlo, más no vivirlo, por lo cual un día tomé el periódico, escogí el aviso mas lindo de los treinta que se presentan en los periódicos colombianos y llamé a ese número. Recuerdo que me contestó una mujer, esto me alivió mucho (ya había buscado trabajos como modelo y la verdad las entrevistas eran aterrorizantes), ésta mujer me dijo con voz fría que buscaba niñas para chatear con extranjeros, no me habló de dinero, solo me dijo que si quería conocer las instalaciones fuera a su oficina.

No lo pensé dos veces, llegué al otro día a la oficina, súper bien vestida y con mi hoja de vida en una carpeta, la mujer me preguntó mi edad, mi nivel de inglés, me miró de reojo y me invitó a ver las instalaciones;  la verdad eran mejor de lo que me esperaba: unos cuartos con unos muebles decentes y con unas instalaciones espaciosas y limpias, me agradó el lugar, ella me dijo que si me interesaba el trabajo, y le contesté que si, pero le hice una pregunta: -“¿voy a estar sola o debo tener sexo con alguien?”, la mujer soltó una carcajada y me dijo que no, que el trabajo era tener sexo solo a través del computador, con lo cual me sentí doblemente aliviada.

Ya habiendo cerrado el contrato verbal, ella procedió a tomarme una foto con mi cédula y me dio una hoja para llenar mis datos personales, que eran muy personales, pedían mi peso, mi estatura, color de ojos, color de pelo, si era heterosexual o bisexual, si me gustaban las drogas, la bebida, los cigarros, si me gustaba el sexo anal, pero había una pregunta para la cual yo no estaba preparada: ¿cuál es su nombre artístico?, al ver esta pregunta, miré a las niñas que estaban en la misma entrevista escribiendo cosas como, “juicypussy”, “hot4you”, “todatuya”, etc, y de inmediato pensé: “la verdad me gusta el sexo, pero no quiero que me vean solo como un objeto”, y recordé el nombre del que he vivido enamorada: Flora.

Ya habiendo entregado mi ¨hoja de vida para camgirl¨ la mujer me dijo que escogiera mi horario, tenían tres turnos: de 6 am a 2 pm, de 2 pm a 10 pm y de 10 pm a 6 am. Escogí mi turno y ella me dijo: -“Ok, se le paga quincenal, el salario depende completamente de lo que usted facture, le pagamos x porcentaje, nos vemos mañana”.

Salí de la oficina temblorosa, sin saber en qué me había metido, suspiraba y me decía a mi misma: “vamos con toda, no hay marcha atrás”, mientras que con mis manos sostenía la otra hoja de vida, la que me permitía la aceptación social, era obvio que ellos ni la pedían.

Así fue como comencé este recorrido de más de 6 años. ¿Cómo fue el tuyo?

9 comentarios sobre “¿Cómo llegué a ser Cam Girl?

  1. ¡Hola Flora!
    La verdad que estoy muy intrigada sobre este tema de camgirl’s, mi gran pregunta es: ¿Puedo ser modelo pero manteniendo mi rostro en el anonimato? Este es mi gran miedo.

    Me gusta

  2. Hola for yo desde hace un mes intento trabajar en ésto y no me ha ido muy bien, he trabajado muy pocas horas en livejasmin y me ha ido mal ahora el viernes pasado me inscribí en myfreecams espero que me vaya mejor mañana empiezo a trabajar. Podrías darme algunos consejos?

    Me gusta

    1. Hola Lucrecia, mi único consejo es la paciencia, leer mi blog y el de http://www.juanbustos.com no es un trabajo para todos, el éxito depende solamente de ti, tu dedicación y tu perseverancia, aquí no vas a hacer millones como se habla. Solo los verdaderos apasionados y que llegan a entender este mundo son los que tienen éxito. Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s